Se retira el señor Enrique de la ASSA de México

Nos transportó durante casi 20 años entre los diversos

 estacionamientos y la T1/T2 en el AICM

En la aviación tenemos a muchos elementos que conforman la fuerza y el mecanismo de una aerolínea, por ello, hoy reconocemos a un gran hombre en tierra que sirvió para la ASSA de México y sus Sobrecargos de Aeroméxico y Mexicana de Aviación por casi 20 años. Hablamos del Sr. Enrique Roberto Iglesias, el señor Enrique, como muchos de nosotros le decíamos de cariño. Hoy se despide de su trabajo, pero antes de irse, nos comparte algunos de los  planes futuros que tiene por hacer y así, disfrutar en su retiro. 

Su historia comenzó cuando el Sobrecargo de Mexicana, Luis Poldo Romero Martín del Campo, con quien mantiene una entrañable amistad por más de 40 años hasta la fecha, lo recomendó al Sindicato ASSA de México, para trabajar en la transportación. Así fue como el 6 de diciembre del 2002 comenzó su travesía en la industria de la aviación, operando en tierra como Transportista de los Sobrecargos agremiados a nuestra Asociación Sindical. En aquellos años, los Sobrecargos iban combinados en la camioneta de la transportación, tanto de Aeroméxico, Mexicana de Aviación y Mexicana Click. 


Nos platica que en sus inicios los Sobrecargos eran serios, pero que con el tiempo lograron platicar y divertirse durante los transcursos del estacionamiento al aeropuerto y viceversa.

Hoy es un día de descanso para mí, después de dos semanas de estar trabajando sin parar en el que por fin, me di el tiempo de llamar por teléfono al señor Enrique para saludarlo sin prisas. 

El señor Enrique me contesta al instante, como solía hacerlo cada vez que le marcaba para saber por cuál parte del trayecto se encontraba, entre los estacionamientos y la Terminal 2. Lo escucho muy feliz y en paz, con voz relajada y de satisfacción, al haber logrado llegar a su meta de trabajar toda su vida y al final, poder descansar. 

Después de preguntarle: “¿Cómo ha estado, Señor Enrique? ¡Qué gusto!”

Me contesta: “Pues aquí descansando, señorita, gracias a Dios, ya estoy descansando. Voy a estar ocupado porque voy a empezar a arreglar lo de mi pensión, voy a empezar a arreglar lo de mis escrituras, porque no había tenido el tiempo de hacerlo, y me voy a mudar de departamento”. Así que el señor Enrique va a disfrutar de su nuevo hogar y lo felicitamos por ese logro. 

Le pregunté: ¿Qué era lo que más le gustaba de su trabajo y que era lo que le disgustaba de su trabajo?  

Me respondió: “Lo que más me gustaba era convivir con todos los Sobrecargos, yo disfrutaba realmente mi trabajo. Y me disgustaban las jornadas nocturnas. Por más de once años, trabajé de once de la noche a cinco de la mañana, pero al final, ¡cumplí y salí con la frente en alto! Me dejaron las puertas abiertas en el Sindicato y la verdad, ¡estoy feliz!” 


Me compartió algunos de sus proyectos para su retiro, tiene varios. Uno de ellos es que cuando termine de arreglar lo de su pensión y lo de sus escrituras, se va a ir de vacaciones por lo menos quince días a Acapulco; también comenta que posiblemente en enero se vaya otra vez de vacaciones a Cuba. “Poco a poco veré a dónde me voy para disfrutar, después de más de 50 años trabajando, es hora que me dedique tiempo para mí”. Dice el señor Enrique, emocionado de lo que la vida le depara.  

El pasado primero de abril del 2022, el señor Enrique concluyó sus labores, después de brindar casi 20 años de sus servicios como Transportista de los Sobrecargos agremiados a la ASSA de México, dispuesto en todo momento a ayudar, con una actitud positiva, agradable y abierta, para que siempre llegáramos a tiempo a nuestros vuelos.

Lo vamos a recordar con mucho cariño, todas y cada una de las almas a las que llevó sanas y salvas a su destino. Gracias por todo su esfuerzo y dedicación por tantos años, le deseamos mucho éxito y lo mejor que la vida le tenga preparado, para disfrutar de los frutos que sembró con el tiempo. Nunca es tarde para ser felices, cumplir sueños, conocer nuevos lugares y darse el tiempo de respirar y disfrutar de la vida, muy merecido que él ya lo tiene. 

¡Hasta luego, señor Enrique! 

Paola Vallet González 
SOB VALLET
1 año 1 mes de experiencia 
como Sobrecargo en AEROMÉXICO
ASSA de México
Mayo, 2022
Año 1, Número 2